jueves, 22 de septiembre de 2016

Pinturas de Paula Swinburn en Universidad de Talca 2016


Universidad de Talca
Sala Abate Molina, 2 Norte 685, Talca.

29 de septiembre a 6 de noviembre de 2016



jueves, 14 de mayo de 2015

Exposición Pintura de Paula Swinburn. 31 de julio al 30 de agosto, 2015. Corporación Cultural Las Condes.


Corporación Cultural Las Condes

Paula Swinburn

óleo y esmalte sobre papel

Curatoría Ernesto Muñoz

31 de julio al 30 de agosto de 2015

Corporación Cultural Las Condes


La labor creativa de la artista se ha conformado por una especial búsqueda del movimiento, la cual se produjo en la danza y el canto, para llegar a la pintura producto de sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, donde desde la escultura, en sus inicios, llego a la pintura.
Paula Swinburn indaga en un mundo donde el estado de pureza y silencio le otorgan el perfecto soporte de una obra que nos conduce a un estado de conciencia de elevada quietud. La pintura del pintor norteamericano Morris Louis es una clave para descubrir esas formas elípticas escapadas del pincel como momentos de paz llenas de sentimiento, que en su desarrollo expresan sentimientos de verdadera elevación de la artista. Swinburn ha perseguido este espacio, y lo logra en un contrapunto donde la precisión del grato se apodera del color y lo hace fluir en composiciones únicas.
Producto de ese momento, la artista no ha dejado nada al azar. Su obra lo refleja ahora más que nunca, cuando necesitamos claridad en los conceptos y paz en el mirar.


Ernesto Muñoz
Secretario AICA Internacional
Capítulo Chileno

jueves, 22 de marzo de 2012

Pintura de Paula Swinburn


PINTURA DE PAULA SWINBURN

Del viernes 6 al domingo 29 de julio de 2012

Texto de Gema Swinburn P.





sábado, 26 de enero de 2008

Paula, por Gonzalo Pérez

La pintura de Paula se revela como un espejo intenso, una bitácora apasionada de su búsqueda por encontrar afuera lo que conoce, con ojos bien cerrados, adentro. La energía del trazo construye estos paisajes en que los huracanes del alma someten nubes y pastos a una dinámica inexorable, sin respiro de color o transparencia. La belleza es en ellos un anhelo, una tierra prometida para los que aceptan la purificación y se entregan sin vacilar al tormento necesario.

Después vendrá el sol que transfigura, y la acción de gracias. Todos los matices germinarán en su paleta para tornarse vida pura; el espíritu diáfano de Paula, emoción y mirada, nos llevará a constatar, en cada hoja de hierba, el esplendor de un universo que por fin se muestra tal como lo hemos intuído en el exilio ciego.

Cuando la sonrisa del fondo de sus pupilas, espontánea, ilumine la magia de cada pincelada, el milagro estará listo y celebraremos los mil cuadros con que ella nos refleja.

Gonzalo Pérez Benavides
Mayo 2004

Sobre la pintura de Paula Swinburn, por Manuel Torres

Después de tanto ver pinturas, de leer la historia del arte, consultar la memoria de los maestros y sentir el peso de la tradición marcando el oficio de pintar, uno no puede evitar un cierto grado de escepticismo ante cualquier obra que se presente como tal.

Casualmente asocio este estado mental al recuerdo del ejercicio paródico de esa rehecha "Balsa de la Medusa", flotando en el océano hasta ser devuelta a la orilla con las huellas de su periplo adheridas a la superficie oxidada de la tela que luego sería colgada en los agrietados muros del Museo de Arte Contemporáneo.

Con todo, a pesar de todo, debiera decir, subsiste el gesto. Lo que queda tras descubrir estos paisajes de Paula Swinburn, es reivindicar el placer arcaico de simplemente contemplar un imaginario que recuerda los ejercicios de taller, el lugar donde se resuelven los dilemas y métodos que sostienen la práctica del lenguaje propios de un pintor realista. Realista y algo más en este caso.

La pintura en Swinburn es una zona privilegiada para el ejercicio crítico de la imaginación, pero una imaginación que se confronta y mide ante el realismo que emana de sus paisajes.

Como su antepasado, el pintor Enrique Swinburn, Paula dirige su mirada hacia un entorno que conoce y caracteriza. Parece encontrar que tras la lluvia los objetos representados se muestran inestables, las formas se tornan difusas ‘y que en la naturaleza ningún color se presenta aislado de su entorno, sino que comparte algo de sus colores vecinos’. La imagen que representa el paisaje, entonces se agita y plantea en cierta medida un forzamiento de la expresión necesario en la intención de la artista.

Estas pinturas dan cuenta de páramos que parecen marinas o simplemente extensiones bajo una atmósfera cargada de presagios.

Pienso, nuevamente en la lluvia, el agua, la humedad de las veladuras contra los empastes que representan la luz y el enunciado simbólico oculto tras esa húmeda caída, una atmósfera propia que Swinburn impone a su obra.

Manuel Torres
Mayo 2004